Discovering Penda…











{abril 26, 2010}   “Quince años tiene…

*Vistas desde el balcón del hotel.

¿Qué os parecería pasar un fin de semana en un hotel rural ubicado en un pueblecito típico búlgaro en la montaña?, rodeados de naturaleza, a la orilla de un río que pasa a los pies de tu balcón y atendidos por un matrimonio mayor que cocina comida búlgara casera…suena bien, ¿verdad?…

…pero si os cuento que los 4 voluntarios de Lovech, Cédric, Luisa, Isma y yo fuimos a este lugar acompañando a los miembros de nuestra ONG que iban a impartir una formación sobre voluntariado “en búlgaro” a sus jóvenes miembros, la cosa cambia…

Pues sí, nuestra tercera formación sobre voluntariado, ya recibimos una en Málaga,en español, antes de comenzar nuestro proyecto, otra en Sofía, en inglés, a la llegada al país de acogida y la de este fin de semana, en búlgaro, con los miembros voluntarios de Ekomision. Os podéis imaginar que con nuestros escasos conocimientos del idioma la formación no nos ha servido para mucho, jeje, pero la verdad, que con un entorno perfecto, una comida exquisita y un grupo de personas que han hecho todo lo posible por integrarnos, traduciéndonos aveces al inglés, otras enseñándonos nuevas palabras en búlgaro,el fin de semana ha sido divertido.

*Familia Ekomision.

Tras un día de excursión por el campo, juegos y algunas lecciones formativas, que mejor para un sábado noche que bailar joro (baile típico) y reggeaton búlgaro…para después continuar la fiesta privada de quinceañeros en una habitación mientras los formadores duermen, jaja, a esa edad todos haciamos los mismo, los niños tenían mas alcohol que nosotros, dios que vieja me siento!

De pronto, nos hemos dado cuenta que nuestro grupo de amigos en Lovech se reduce a niños de entre 14 y 18 años o a mujeres de más de 40. No es de extrañar cuando vives en un país donde los 30 no se han convertido en los 20, como ocurre en España;  en Bulgaria, los valores tradicionales están más arraigados, por lo que la gente de nuestra generación e incluso anteriores, suelen estar casados, con hijos o llevan un estilo de vida diferente. Sobre todo, si vives en ciudades pequeñas como Lovech, donde no hay universidad y los chicos emigran a ciudades más grandes para continuar sus estudios, resulta misión imposible encontrar a personas con nuestro rango de edad y mucho menos con nuestro modo de vida.

Bueno, y no podía terminar este post, sin mostrar esta foto, cuando iba en el autobús, la vi desde la ventana y no pude evitar escaparme un rato del hotel para ir a buscarla y verla de cerca, llamadme friki, pero si vosotros os encontráis  esta avioneta en mitad de la nada, que es lo primero que pensáis:

“La avioneta de Lost“..ja,ja, con una pequeña diferencia, la insignia comunista y un lema en cirílico “ЗАЕДНС МОЖЕМ ВСИЧКО” (We can do everything / Podemos con todo)…


Anuncios


Plamen Demirev/Пламен Демирев says:

Me encanto todo lo que has escrito. Sobre todo la sensación de acostumbrarte con lo que te rodea. Yo sentí lo mismo, volviendo a Bulgaria después de 5 años en España. Descubrí que en mi propio país me siento más extranjero que aquí, en España. Que os valla bien con tu chico y… no te preocupes, vendrá un momento, cuando empezaras a pensar en búlgaro. Entonces vendrán las caras raras de tus amigos españoles cuando sin darte cuenta sueltas alguna palabra búlgara en la conversación (como a mi me pasa amenudo con amigos y familiares que vienen de visita aqui);D
PS: Lo que pone en el avión se traduce como “ Juntos podemos con todo”.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

et cetera
A %d blogueros les gusta esto: