Discovering Penda…











{noviembre 3, 2010}   Grecia, mi última visita balcánica…

Se me resistió, pero finalmente, Grecia, el último país de los Balcanes que me faltaba por visitar se une a mi colección de banderitas, pero claro está, llegamos con incidentes de por medio.

Con un billete de tren comprado con más de un mes de antelación por tan sólo 15 e de Sofia a Tesalónica, justo ese día los trenes griegos se ponen en huelga, pero bueno, sólo tuvimos que pasar la noche en Sofía, que como tantas otras veces nos acogió nuestra amiga Mirey y partimos en el primer tren que salía a la mañana siguiente.

Allí nos esperaba Nicoletta, una muy buena amiga de Isma que conoció durante su estancia erasmus en Holanda, hace ya 8 años, yo no la conocía, pero sin duda, y además de ser una perfecta guía, me acogió en su casa como una amiga más.

Nada más salir de la estación de trenes de Tesalónica le dije a Isma: “No sé que tiene esta ciudad que me encanta y me parece familiar”, y unos minutos después me di cuenta que era la “luz”, una luz como la que tiene Málaga incluso si está nublado. A lo largo del día, fui descubriendo que además de la luz, Tesalónica tiene muchas cosas en común con Málaga, algo más grande, con 800.ooo habitantes es la segunda ciudad de Grecia después de Atenas, con puerto pero sin playa, una zona centro bien parecida a calle larios y plaza de la Constitución aunque llena de bares y restaurantes más que de tiendas.

Hasta que no vives en un país tan gris como Bulgaria, en el que es extraño y afortunado el día que te levantas y ves el sol, no aprecias la suerte de haber nacido en el sur donde casi cada día tenemos la suerte de verlo, sin duda, la luz de Málaga es la que mas brilla.

Además de la ciudad, el carácter griego me resultó muy parecido al andaluz, gente muy cercana, amable y cariñosa, se nota que soy andaluza, jeje.

Tras mi primera impresión de Grecia y sus gentes, fuimos a alquilar un coche para poder llegar a Drama, el pueblo natal de Nicoletta, y aquí llegó el segundo percance, Isma y yo nos olvidamos el carné de conducir en Lovech, jaja, la falta de costumbre, así que como siempre nos quedó el autobus.

“Drama”, cuyo nombre nos suena a tragedia, realmente viene de Hydra (agua), y es un pueblo de 55.000 habitantes situado al noreste de Grecia, curioso por sus parques, cuevas y la infinidad de graffitis que decoran sus paredes.

Allí pasamos un día con la familia de Nicoletta, nos recibieron en su preciosa casa con una increíble típica cena griega para después decubrir la marcha nocturna de Drama,  bares a rebosar de gente por todas partes…nada que ver con Lovech que supuestamente cuenta con la misma población :).

A la mañana siguiente, tras visistar las cuevas de Drama, volvimos a Tesalónica, nuestro plan, ir a un “Bousukia”, Mirey ya nos había contado lo que era y nos avisó de que era para gente con alto poder adquisitivo, pero teníamos mucha curiosidad de ver como era.

Os cuento, es como una especie de sala de conciertos con música típica griega en directo, el escenario sta rodeado de mesas donde se sientan los espectadores para consumir botellas de alcohol por el módico precio de unos 100 e por persona, ya que no se pueden pedir copas solas, además las camareras se pasean con bandejas llenas de clavales por las que pagas 5 euros y las tiras al escenario, vi alguno tirar unas 50 bandejas seguidas, jaja (250€), y si te animas también puedes subirte al escenario a bailar. ¿Os hacéis una idea? sino, aquí os dejo un vídeo del famoso Nikos Vertis, el que nosotros vimos, una estrella en Grecia:

Para  los que tengais curiosidad de verlo pero gastaros mas de 100 e en un rato sea demasiado, podéis hacer como nosotros, pagar 20 e por a entrada y ver el espéctaculo de pie sin necesidad de pedir botellas. 🙂

Al día siguiente, con un poco de resaca, una sensación que casi había olvidado desde que estoy aquí, Nico nos llevo a comer a una taberna griega, una de las mejores comidas que he degustado, como la búlgara, la comida griega lleva queso por todas partes, sólo con eso, me ha conquistado y si de postre le unes un verdadero yogurt griego..ummmm

La noche del domingo nos esperaba el tren de vuelta a Sofia, aquí llegó el tercer incidente, después de 7 horas, entrando ya en la capital de Bulgaria, alguien se tiró a las vías del tren, asi que después de un buen rato parados, decidimos bajarnos atravesando las vías y salimos a la carretera sin saber ni donde estábamos, por los pelos cogimos el bus a Lovech y llegamos a tiempo al trabajo.

y bueno… aunque ya se me quitó la espinita de ir a Grecia, Atenas y Santorini (recomendación de Isma)  me esperan para mi próximo viaje a la Hélade 🙂

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

et cetera
A %d blogueros les gusta esto: